Los adhesivos sensibles a la presión aseguran que una cinta adhesiva se quede unida al menor contacto.
¿Por qué los adhesivos sensibles a la presión funcionan en las cintas?

¿Por qué los adhesivos sensibles a la presión funcionan en las cintas?

Los adhesivos sensibles a la presión aseguran que una cinta adhesiva se quede unida al menor contacto. Esto es posible gracias a la combinación de varias propiedades.



Hay una buena razón para que un adhesivo sensible a la presión haga que la cinta adhesiva pegue. Aunque en realidad existen múltiples razones que hacen que los adhesivos sensibles a la presión, y por tanto la cinta adhesiva, sean el socio perfecto para numerosas aplicaciones.

¿Qué es un adhesivo sensible a la presión?

IPM-ACXplus-eliminación-de-tensiones-001_72dpi
Los adhesivos sensibles a la presión combinan viscosidad y elasticidad

Para empezar, el adhesivo sensible a la presión es un tipo de adhesivo. Más en concreto, el adhesivo que está presente en las cintas adhesivas. Los adhesivos sensibles a la presión tienen una formulación especial: combinan la viscosidad (un estado entre denso, pegajoso y semifluido en consistencia como la miel, por ejemplo) con la elasticidad (que tiene la goma, por ejemplo). Se adhieren bien a una superficie (adherencia) y son sólidos y rígidos por igual en sí mismos (cohesión). Para conseguirlo, la sustancia adhesiva debe estar compuesta de materias primas concretas.

Se puede añadir, por ejemplo, goma natural, ya que esta tiene una adherencia particularmente fuerte gracias a que incluye resinas. La cinta adhesiva con base de goma natural se aplica, por ejemplo, cuando necesitamos cubrir superficies para trabajos de pintura o sellar cajas. Si la cinta adhesiva tiene que permanecer pegada durante un período de tiempo particularmente largo, soportar la luz UV y temperaturas extremas, entonces se usan, por lo general, adhesivos sensibles a la presión fabricados con acrilato. Se pueden ajustar incluso mejor a exigencias específicas, ya que el acrilato consiste en polímeros sintéticos que se pueden «adaptar».

Leer más

Cómo se fabrica la cinta adhesiva transparente (es decir, el tesafilm®)

Sigamos con el ejemplo de la goma natural y centrémonos en cómo se fabrica una cinta de una sola cara para evitarnos complicaciones. Después de deshacer una gran bola de goma natural como materia prima en partes más pequeñas, estas se mezclan con resina y otros materiales hasta que se disuelven y adquieren una textura homogénea. Los materiales adicionales se seleccionan de acuerdo con las exigencias concretas de los adhesivos a fin de lograr una gran resistencia al envejecimiento, por ejemplo. El proceso es más respetuoso con el medio ambiente gracias a una tecnología con base de agua que hemos patentado y en la que no se añaden disolventes.

Una vez fabricado, el adhesivo producido en la planta de producción se combina de una forma especial con el soporte formando una sola unidad. El proceso consta de los siguientes pasos:

Leer más
Ahora hablemos de tesafilm®: 1) Tratamiento corona: Mejora la capacidad de sujeción del revestimiento primario del film virgen, el cual está fabricado en polipropileno y mide 5.000 m de longitud y 1,33 m de ancho. 2) Revestimiento primario: El revestimiento primario se aplica al soporte del film en un cilindro para cubetas. Más adelante, esta le confiere al adhesivo una mejor capacidad de sujeción. A continuación, un rascador se encarga de eliminar el exceso de revestimiento primario. 3) Secado: El soporte pasa por cinco zonas de temperatura en las que se evapora el agua del revestimiento primario. 4) En esta fase se corrige la deformación para que el film adquiera uniformidad bajo tensión y no se arrugue. 5) Control de bordes de la banda: La banda se vuelve a alinear con precisión, lo que la mantiene circulando en línea recta durante el resto del trayecto sin que se deslice hacia la izquierda o la derecha. 6) Revestimiento posterior: El adhesivo se aplica utilizando un cilindro para cubetas y un rodillo de desvío que se pueden atenuar. También durante esta fase se elimina a continuación el exceso de adhesivo con un rascador. 7) Secado: El adhesivo, que se encuentra todavía acuoso, pasa por 12 zonas de secado. Las temperaturas aumentan constantemente al principio y luego vuelven a descender hacia el final. 8) Bobinado y corte: Los 5.000 metros de tesafilm® se enrollan en un núcleo para formar un rollo de grandes dimensiones. A continuación, se puede cortar a unas anchuras de 12, 15 o 19 mm y diversas longitudes.
Ocho pasos hasta el producto final:
  1. Pretratamiento: En caso necesario, se aplica un pretratamiento o tratamiento corona para mejorar la capacidad de sujeción del revestimiento primario del nuevo material de soporte, el cual está fabricado en polipropileno y mide 5.000 m de longitud y 1,33 m de ancho.
  2. Revestimiento primario: En el proceso de revestimiento primario, al soporte se le aplica una imprimación. Más adelante, esta le confiere al adhesivo una mejor capacidad de sujeción. A continuación, un rascador se encarga de eliminar el exceso de revestimiento primario.
  3. Secado: Al revestimiento primario le sigue un breve proceso de secado: el soporte pasa por cinco zonas de temperatura en las que se evapora el agua del revestimiento primario.
  4. Estación de rodillos: en esta fase se corrige la deformación para que el film adquiera uniformidad bajo tensión y no se arrugue.
  5. Control de bordes de la banda: la banda se vuelve a alinear con una gran precisión, lo que la mantiene circulando en línea recta durante el resto del trayecto sin que se deslice hacia la izquierda o la derecha.
  6. Revestimiento posterior: El adhesivo se aplica utilizando un cilindro para cubetas y un rodillo de desvío que se pueden atenuar. También durante esta fase se elimina a continuación el exceso de adhesivo con un rascador.
  7. Secado: Al revestimiento posterior le sigue un proceso de secado final. El soporte cubierto de adhesivo, que se encuentra todavía acuoso, pasa por 12 zonas de secado. Las temperaturas aumentan constantemente al principio y luego vuelven a descender hacia el final.
  8. Bobinado: Por último, la cinta adhesiva terminada se bobina en rollos de gran tamaño y se transforma. Esto quiere decir que en una fase final del proceso se corta en varios tamaños (de largo y ancho), se enrolla en los núcleos de los rollos adecuadamente estandarizados y, a continuación, se embalan.
Leer más

¿Por qué une la cinta adhesiva?

Las cintas adhesivas son sensibles a la presión. Esto implica que necesitan «presión» para asegurar la unión.
Las cintas adhesivas son sensibles a la presión. Esto implica que necesitan «presión» para asegurar la unión.

¿Por qué se incluye precisamente un adhesivo sensible a la presión en la cinta adhesiva? Hay dos razones principales para ello. Sobre todo, ¿qué es un adhesivo sensible a la presión?

  1. Permanentemente adhesivo / pegajoso.
  2. Dispone de una adherencia tal (pegajosidad) que no es necesario hacer mucha presión para unir la cinta adhesiva a una superficie.

Mientras que en el caso de los adhesivos líquidos cubrimos la superficie y tenemos que esperar hasta que se endurezca el pegamento, el adhesivo sensible a la presión se solidifica en cuanto hacemos un poco de presión con el dedo meñique. Los adhesivos sensibles a la presión proporcionan todas las cualidades que valoras en un buen compañero de trabajo: siempre están listos para trabajar y hacen su trabajo de forma fiable y con una gran eficiencia.

Leer más